La primera carrera de coches de la historia. ¿El origen de la F1?

No hay comentarios todavía

Érase una vez, hace muuuuchos años, que alguien decidió por vez primera en la historia organizar una carrera de coches. Al evento se apuntaron más de 100 automóviles, aunque solo tomaron la salida 21 de ellos, ya que antes de iniciar la competición debían de pasar una serie de pruebas clasificatorias, que la mayoría no superaron.

Recapitulemos. Ocurrió en Francia, un 22 de julio de 1894 y los 127 kilómetros de distancia que hay entre las ciudades de París y Rouen fueron los testigos de excepción del evento.

Una prueba de fuego para la industria del automóvil

No resultaba sencillo. Ni conseguir que los vehículos aguantasen en marcha más de cinco minutos. Tampoco pilotarlos, porque el chasis era muy similar al de un coche de caballos y las ruedas eran de madera. Si a ello le sumamos que las carreteras de la época no eran más que caminos de tierra, podemos hacernos una idea de la aventura que suponía conducirlos. ¡Y nosotros que nos quejábamos por no tener dirección asistida…!

Hasta entonces, el hombre siempre había competido con otros para comprobar quién era más rápido corriendo o a caballo, pero hasta entonces nadie lo había hecho sobre un vehículo propulsado por un motor. Hasta entonces.

¿Quién organizó la primera carrera de coches?

El mérito corresponde a Pierre Giffard, periodista del diario francés “Le Petit Journal”. A Pierre se le ocurrió arrancar un evento denominado “La carrera de carruajes sin caballos”. La intención no era la de organizar una carrera en sí sino una muestra en la que se pudiese exponer el desarrollo de la industria automovilística francesa.

La primera carrera automovilística de la historia tuvo lugar entre París y Rouen, y fue organizada por Le Petit Journal.

La iniciativa supuso un antes y un después y, casi sin querer, dio origen al mundo de las carreras de coches, alumbrando a la tatarabuela de la Fórmula 1 tal y como la conocemos hoy.

Peugeot ya ganaba competiciones

Los ganadores no fueron los que llegaban antes a la meta. No. De hecho, existían varios parámetros que otorgaban una puntuación, por lo que el planteamiento era sencillo: el participante que reuniese más puntos era proclamado campeón. Entre las reglas, figuraba que el vehículo no necesitase un mecánico para funcionar, que fuese lo más barato posible y que su conducción fuese sencilla y segura.

Estas tres claves eran las más relevantes pero había muchas otras condiciones para poder disputar la carrera y decidir el ganador, algunas de ellas aún se aplican hoy en día en las competiciones de motor.

La primera carrera automovilística de la historia tuvo lugar entre París y Rouen, y fue organizada por Le Petit Journal.

A la hora de proclamar al vencedor de la primera carrera de la historia del automóvil, se resolvió que lo más justo era establecer un empate, por lo que fueron Panhard & Levassor (considerada como la marca de automóviles más antigua del mundo) y los hermanos Peugeot (¡hola 208, saluda a tus papás!) los agraciados que estamparían su nombre en el libro de oro de la automoción.

Así que ya sabes, cuando el domingo te sientes a ver la Fórmula 1, acuérdate de que hace 121 años alguien puso la primera piedra para que el espectáculo que vas a disfrutar sea ahora lo que hoy es. Descárgate gratis la app :DriveSmart en tu iPhone o Android para vivir la tecnología de la F1 en tu móvil 😉

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog