5 maneras de castigar a un hombre en el coche

No hay comentarios todavía

¡Hola chicas! En :DriveSmart sabemos que, en ocasiones, los hombres se olvidan de lo que les interesa. La fecha del aniversario, el cumpleaños de vuestra madre… Eso sí, de cuándo es la próxima carrera de F1 seguro que no.

Por eso hoy, a modo de dulce venganza, para hacerle ver cómo os sentís cuando os ignoran, os lo vamos a poner en bandeja con las 5 claves que más le desesperan dentro del coche. ¡Mascad chicle con la boca abierta, que empezamos!

Un cigarro tras otro

En casa no coge el trapo para limpiar ni aunque le hablen las pelusas, pero cuidado, que su coche lo tiene impecable. Todos los fines de semana se va a la gasolinera, le pasa el paño por los asientos, aspira el interior con delicadeza, limpia los cristales con un producto especial, así que… ¿y si le das una razón de verdad para hacerlo?

Cuando fumas dentro de un vehículo, todos los cristales se ensucian y se queda un olor a peste en el habitáculo que no hay quien lo quite. Si, además, tienes la delicadeza de fumar tabaco de liar, procura elaborarlos dentro del coche, por favor: por muy habilidosa que seas, algo se escapará a los asientos. Le va a encantar.

¡Los pies en el salpicadero!

Procura no hacerlo en marcha, que una cosa es molestar y otra muy diferente… ¡la seguridad! Pero subir los pies al salpicadero es una sanísima costumbre para manchar un poco, si es un día lluvioso y tienes barro en el calzado mucho mejor, lo malo es que quizá acelera la separación y te toca irte en autobús.

Además, te va a recordar que es sancionable y que te puede caer una multa, que el Pegasus lo ve todo, pero tú ignórale, mantente fuerte. Que si lo haces mientras le esperas a que recoja el último accesorio tuning para su juguetito la DGT no te va a decir nada…

¡Un bocata y un refresco, por favor!

No hay comida en el mundo más sucia en un coche que un bocata. Las migas de pan caen por todos lados, se meten en los laterales de los asientos, y resultan casi imposibles de sacar.

Además, si a la osadía del bocadillo añades unos graciosos malabares con la lata de refresco y viertes un poco de esta nociva bebida en el salpicadero te puedes ir olvidando de limpiarlo, ya que la ingente cantidad de azúcar que presenta va a formar una mancha que va a quedar para los restos.

Échate mucha colonia

Si es el típico perfume empalagoso, con toque rancio de armario de los 80, mejor que mejor. Es una de las sensaciones más desagradables que se pueden experimentar dentro de un automóvil: la peste a colonia que no te deja ni respirar, que alcanza tu pituitaria a la velocidad de la luz y te obliga a bajar las ventanillas delanteras para no morir intoxicado.

Arriba la música mientras está aparcando

¿Te extraña que tu novio baje la música cuando busca sitio o cuando aparca? La explicación es sencilla: los hombres somos monofuncionales. Si estamos aparcando, la melodía de fondo nos distrae, esa es la razón por la cual apagamos la radio. Así que ya sabes, si le quieres sacar de sus casillas, dale al volumen y mira cómo se pone rojo.

Tras darte estas pistas, ten en cuenta algo: nunca le desinstales :DriveSmart de su iPhone o Android. Eso es no tener corazón, ya que es lo más útil de su teléfono, así que no seas mala persona y déjale que siga unido a la conducción positiva.

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog