Turbo rotondas, ¿el adiós a las glorietas de siempre?

1 comentario

Obligan al conductor a elegir su destino antes de acceder a ellas, evitan congestiones de tráfico, reducen los accidentes e impiden que los vehículos se crucen de carril provocando colisiones. Así se presentan las turbo rotondas.

Son las principales características de las nuevas glorietas denominadas “turbo rotondas” (por su traducción literal del término inglés “turbo round about”), que ante el anuncio de su implantación en nuestro país, están creando una gran expectación entre los conductores.

 ¿Cómo funcionan las turbo rotondas?

El acceso a las turbo rotondas se hace a través de un carril que se divide en varios carriles de giro. Es decir, cuando un conductor se aproxima a la rotonda deberá elegir su carril de giro en función del destino al que vaya antes de entrar. Una vez dentro, el conductor deberá seguir el carril de giro elegido y no podrá cambiarse, por lo que en ningún caso podrá invadir el carril adyacente (con lo que se eliminan situaciones de riesgo de colisión fronto-lateral).

La propia turbo rotonda dirige el tráfico desde la entrada hasta la salida de la glorieta. Así, si un conductor tiene que ir hacia la izquierda se incorporará a la glorieta por la parte más interior de esta y circulará, siguiendo su carril, por casi toda la rotonda antes de salir. Por el contrario, los conductores que quieran girar a la derecha se incorporarán al carril de giro de la derecha circulando en la parte más exterior de la glorieta y estos serán los que menos tiempo permanecerán en la turbo rotonda.

Novedades de las turbo rotondas

  • El conductor debe tener claro hacia dónde se va a dirigir antes de entrar en ellas.
  • No cuentan con carril exterior por lo que desaparece la preferencia de quienes circulen por este.
  • Todos los carriles se convierten en útiles y activos puesto que guían al conductor desde la entrada hacia su salida.
  • Los carriles cuentan con separadores de carriles dentro del anillo y señalan las opciones sobre el pavimento que tiene el conductor para llegar a su destino.

La primera turbo rotonda de España, en Oviedo

La primera turbo rotonda de España ya está en funcionamiento. Se encuentra en Oviedo y está situada entre las calles Real Oviedo, General Zuvillaga e Independencia. Aunque por el momento es la única ciudad que puede presumir de ella, muchos otros ayuntamientos barajan la posibilidad de instalarlas en sus municipios.

Dudas sobre las turbo rotondas

Aunque muchos ponen en duda su efectividad y se plantean cómo funcionarán en caso de que una de las salidas se congestione, existen más cuestiones que muchos conductores se están planteando… ¿Qué ocurrirá con los peatones, por dónde deberán cruzar en las inmediaciones de una turbo glorieta como esta? ¿Y con los ciclistas? ¿Y en el caso de los autobuses y camiones?

Si queréis plantear más preguntas, indicádnoslas, las consultamos con nuestros expertos y os ofreceremos respuesta!

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Turbo rotondas, ¿el adiós a las glorietas de siempre?”

  1. La turbo rotonda de Oviedo ha mejorado bastante el caos de cualquier rotonda de una ciudad grande en la que los semáforos a veces fastidian más que otra cosa, pero bueno, el tema que me gustaría comentar es el que “el conductor debe elegir su destino antes de entrar”.

    Eso tiene todo el sentido sí, es lo que hay que hacer, si se a donde quiero ir claro. Pero imaginarse la primera vez que alguien llegue a Oviedo y se encuentre con eso. Como es normal, según el código de circulación hay que ir por la derecha, lógicamente. Pero ¿qué ocurre si la persona que no sabe cómo demonios es esa turbo rotonda sigue por la derecha porque no ve con la suficiente antelación el esquema de carriles internos? Pues que tiene que dar la vuelta bastante lejos, perdiendo el tiempo y quemando gasolina.

    Creo sinceramente que en las grandes ciudades tiene que pintarse mucho más frecuentemente las marcas viales, con bastante antelación colocar señales que informen al conductor sobre el esquema de carriles de la rotonda o intersección siguiente (sí, también es aplicable a una intersección).

    Y sí, a los conductores nos falta aún mucho más respeto y saber tomar las rotondas normales: gente que entra como cazas, gente que mete medio morro del coche sobre el “ceda” a la entrada, gente que se te cruza, gente que te cierra al salir y dan ganas de estrellarte contra ellos, en fin y los de los intermitentes inexistentes.

    Perdón por el tocho, es mi primer comentario aquí y me he sentido identificado 😀

Buscar en nuestro blog