Una nueva tecnología crea ciudades fantasma

No hay comentarios todavía

No hay duda: nos encontramos en la era en la que todo es imagen. Todo es fotografiable y las cámaras (en forma de móvil, sobre todo) han llegado a convertirse casi en una extensión de nuestro propio cuerpo.

Utilizamos, incluso, de manera automática los vocablos que identifican los tipos de instantáneas que realizamos como ocurre en el caso del selfie o autofoto, que se ha convertido en un mundo en sí mismo y muchos somos (el “somos” es por generalizar) capaces de diferenciar entre usie, braggie, frontback, multiselfie, photobomb, sellotape selfie, bedfie, selfit, powerselfie… ¿Seguimos?

¿El inicio del fin?

Por ello, como casi siempre ocurre cuando algo se convierte en cotidiano, una fórmula revolucionaria consigue darle la vuelta a lo “normal” y abre el debate a nuevas y viejas cuestiones.

En esta ocasión el mérito corresponde a la empresa Prism Skylabs, una startup de Silicon Valley que ha creado un software que detecta a los seres vivos para convertirles en auténticos espectros. O lo que es lo mismo, una herramienta que permite eliminar la imagen de las personas de las grabaciones de las cámaras. A tiempo real y sin que nadie pueda siquiera visualizar sus zapatos. 

¿Se imaginan los miembros de :DriveSmart ver este sistema en alguna de las más de 8.000 cámaras del Metro de Madrid en hora punta y sin captar a ni uno solo de los cientos de usuarios que día tras día utilizan el transporte público para moverse por la ciudad? ¿Tendría sentido que un sistema que vela por la seguridad se censure y convierta en uno que lo haga por la privacidad?

¿Vigilar para garantizar la seguridad u ocultar para proteger su privacidad?

¿Vigilar para garantizar la seguridad u ocultar para proteger su privacidad?

Esta cuestión podría prodigarse en foros legales como la gran pregunta. ¿Qué prima: la seguridad o el derecho a la privacidad?

Quizá si la lanzamos obtendríamos defensores a partes iguales de cada una de las opciones. Sin embargo, el objeto de este software no es diseñar un sistema de seguridad “anónimo” sino ofrecer a los establecimientos una fórmula de trabajo que les permita analizar y entender la experiencia de los clientes, garantizando su privacidad para ayudarles a mejorar su estrategia de marketing.

¿Qué os parece la idea? ¿Os inquieta más que os graben con una cámara de seguridad y “aparezcáis” o convertiros en fantasmas y ser totalmente invisibles?

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog

Histórico