Accidente por malas condiciones de la vía, ¿la culpa es mía?

No hay comentarios todavía

Si circulo por una carretera cubierta de nieve y tengo un accidente por las malas condiciones de la vía, ¿toda la responsabilidad es mía? ¿A quién debo reclamar la cobertura de los daños de mi coche? ¿Y en el caso de una autopista (de pago)?

En este caso, la respuesta concreta a si la responsabilidad es toda tuya es, claramente, no. Por ello, cuando se produce un siniestro por las malas condiciones de la vía se puede reclamar a través del seguro obligatorio de automóviles al titular de la vía.

El artículo 106 de la Constitución Española se hace eco del criterio general:

“Los particulares, en los términos establecidos por la ley, tendrán derecho a ser indemnizados por toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos.”

¿Qué significa? Que siempre se puede reclamar cuando la vía se encuentra en un estado deficiente que el titular de la misma podría haber evitado. Sin embargo, la “fuerza mayor” que menciona el texto legal y se convierte en una excepción a la indemnización a los conductores, engloba las situaciones azarosas. Por ejemplo, una roca en la carretera o un árbol que cae tras una tormenta y no ha sido posible retirarlo a tiempo.

¿A quién hacer la reclamación?

¿De quién es responsabilidad la carretera en la que ha tenido lugar el incidente? Se debe identificar si pertenece a una entidad pública. Generalmente, pertenecen al Ministerio de Fomento o las administraciones autonómicas, diputaciones o ayuntamiento en cuestión. En el caso de que ocurra en una autopista, el trámite es el mismo, pero en este caso el titular de la vía siempre será una empresa privada.

Qué hacer, paso a paso

  1. Avisar. En el instante en que se sufre el incidente se ha de llamar directamente a la Guardia Civil. Ellos serán quienes realicen el atestado, tomen fotos de los daños y qué los ha causado. Si, además, hay testigos es importante que firmen el atestado.
  2. No tocar nada. No se debe mover el coche ni alterar el escenario. Tampoco, abandonar la zona.
  3. Lesiones. Si existen lesiones, deberán reflejarse en un parte médico, que servirá como prueba para demostrar lo ocurrido.
  4. Daños materiales en el coche. Se deben guardar todas las facturas relacionadas con el accidente y las averías para enviarlas a la entidad responsable.
  5. Reclamar cuanto antes. Aunque existe el periodo legal de un año para exigir la indemnización, lo recomendable es hacerlo cuanto antes.
  6. Contactar con el seguro. Si se cuenta con un seguro a todo riesgo, será la aseguradora la encargada de presentar las reclamaciones y seguir el proceso. Si el seguro es a terceros, la recomendación pasa por acudir a un abogado especializado en reclamación de daños.

Y a ti, ¿te ha ocurrido algo parecido? ¿O quizá tienes alguna duda para la que no encuentras respuesta? Déjanosla en los comentarios para que nuestros expertos te den respuesta. También puedes enviárnosla a info@drive-smart.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog