¿Cuánto cuesta tener un coche eléctrico?

No hay comentarios todavía

El tema de los coches eléctricos está en alza y es algo que cada vez cala más en nuestra sociedad. Muchos conductores aseguran que elegirían comprar un coche eléctrico si pudieran permitírselo. Esta es una de las cuestiones principales. ¿Merece la pena económicamente comprar un coche eléctrico? Para responder a esto, habría que tener en cuenta una serie de factores como son: precio del coche, instalación del punto de carga, mantenimiento…

Empezaremos hablando del precio de compra.

Por regla general, los coches eléctricos tienen un precio superior que los de combustión tradicional. Al ser una tecnología relativamente nueva, se fabrican menos unidades y es más caro al principio. El más barato hasta la fecha es el Citroën C-Zero, que ronda los 18.000€.  Ten en cuenta que podrás disfrutar de algunos beneficios, ya que la tendencia es incentivar estas compras pensando en el medio ambiente. Por ejemplo, muchos ayuntamientos tienen hasta un 75% de bonificación en el impuesto de circulación por comprar un coche eléctrico. ¡Infórmate en tu ciudad de los descuentos que dispones! Aún así, el más barato de los eléctricos está muy por encima del precio de un coche de diesel o de gasolina.

Necesitarás un punto para cargarlo

El coste del punto de carga, dependerá de factores como el lugar de instalación o la distancia desde la derivación hasta el emplazamiento: no es lo mismo emplear unos pocos metros desde el cuadro general si vas a instalarlo en tu vivienda, a tirar varias decenas de metros, como ocurre en los aparcamientos. Otro tema a tener en cuenta es la potencia que debería llevar el punto de carga ya que el coste del cableado y las protecciones varían mucho dependiendo de los kW. Es complicado hacer una valoración de precio cerrado, pero varía desde los 300€ a los 1.200€ aproximadamente.

El coste del combustible

Es el siguiente factor a tener en cuenta. En este aspecto, gana sin duda, el eléctrico. El precio de la gasolina está considerablemente por encima del precio de la electricidad, por lo que podrías ahorrar hasta un 60% de los gastos mensuales, si prescindiéramos del combustible.

El mantenimiento

Es también más barato comparado con los coches tradicionales. No tienes que cambiarle el aceite, el filtro del combustible, la correa de distribución… Es decir, disponen de muchas menos piezas móviles y por tanto, la posibilidad de romperse, es menor.

El aparcamiento

También beneficia a los coches eléctricos en algunas ciudades. En las zonas de servicio de estacionamiento regulado (SER), aparcar es más caro en base a lo viejo que sea tu coche; por el contrario, los eléctricos no pagan nada. ¡Todo ventajas!

Y aparte de dinero, también puede ahorrar tiempo

Ya que si vives en una gran ciudad donde los cortes de tráfico son continuados debido a la alta contaminación, podrás beneficiarte y seguir circulando con tu coche eléctrico sin ningún problema. 

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog