Pon a punto tu coche para el otoño ¡sin pisar el taller!

No hay comentarios todavía

El striptease de los árboles que van mudando sus hojas y las tonalidades amarillas, naranjas, ocres y marrones del paisaje lo anuncian. La reducción de horas de luz diurna, la bajada de las temperaturas, la ausencia de chanclas y tirantes y la tímida aparición de los primeros paraguas lo confirman… No hay duda. ¡El otoño ha llegado!

Esta época del año suele traer consigo fenómenos meteorológicos casi olvidados durante el verano que pueden sorprendernos en carretera. Sí, sí: la lluvia, la niebla y el frío reaparecen. ¡Y son solo el principio del camino hacia el invierno! Por ello, el otoño es tiempo de prevenir y preparar el coche para evitar sustos y gastos… Pero, ¿sabes cómo hacerlo y cuáles son los elementos clave a los que has de prestar máxima atención? ¡Fíjate!

1. ¡No somos búhos!

  • Qué revisar: Todas las luces del coche: desde los faros, luces traseras y de estacionamiento, hasta las de freno, intermitentes y las del interior del vehículo.
  • ¿Por qué? Día tras día disminuyen las horas de luz diurna y anochece más temprano. Y efectivamente, ¡no somos búhos!: Es fundamental ver y ser vistos.
  • Tú mismo puedes… repasar su funcionamiento y sustituir las que se encuentren fundidas.
  • En el taller… se encargarán de comprobar la orientación del haz de luz de los faros delanteros para asegurarte que no deslumbrarás al resto de conductores.
  • ¡Recuerda! Además de peligroso, si circulas con algún faro delantero fundido puedes enfrentarte a una multa de 200 €. ¡No les des la oportunidad de sancionarte!
  • El consejo: Comprueba el estado de las ópticas de los faros. Actualmente son de policarbonato y la acción del sol las convierte en opacas y traslúcidas por lo que pierden la transparencia original. En el caso de que estén dañadas pregunta en el taller por un tratamiento de pulido: ¡te las dejarán como nuevas!

2. ¡Sobre ruedas!

  • Qué revisar: Los neumáticos, tanto su estado general como el dibujo y la presión de inflado.
  • ¿Por qué? El otoño se caracteriza por ser la estación que concentra más precipitaciones, por lo que las ruedas, que son el único punto de contacto entre el coche y el asfalto, son cruciales para circular con seguridad en condiciones de humedad y lluvia.
  • Tú mismo puedes… comprobar que el dibujo tiene, como mínimo, 1.6 mm de profundidad. También has de revisar de forma periódica si la presión de inflado es la adecuada; para ello basta con que busques en el marco de la puerta del coche cuál es la recomendada por el fabricante del vehículo.
  • En el taller… podrán revisar el estado general de tus neumáticos y detectar si están excesivamente desgastados o si pueden resecarse y asesorarte a la hora de sustituirlos por otros nuevos.
  • ¡Recuerda! Comprobar el estado de tu rueda de repuesto. ¡No sirve de nada que la lleves guardada si cuando la necesites no vas a poder utilizarla!
  • El consejo: Si cambias solo dos cubiertas, las nuevas o menos gastadas deben ir siempre en el eje trasero para garantizar un mayor control en frenadas de emergencia, más adherencia en superficies mojadas y una conducción mejor y más segura.

3. Un paraguas para el coche…

  • Qué revisar: las escobillas limpiaparabrisas.
  • ¿Por qué? El sol y las altas temperaturas del verano pueden deteriorarlas y dejarlas inutilizables para el otoño y el invierno.
  • Tú mismo puedes… revisar que están en buen estado y funcionan correctamente. Para ello, rellena con limpiaparabrisas el depósito destinado a la limpieza de los parabrisas y comprueba, también, que desprende el líquido correctamente.  
  • En el taller… podrán comprobar el estado y funcionamiento de la bomba, si al accionar los limpiaparabrisas no desprenden el líquido. ¡Y arreglarlo, por supuesto!
  • ¡Recuerda! El 7 % del tiempo de la conducción se produce con las escobillas en funcionamiento y el 18% de los accidentes mortales se producen cuando llueve. La lluvia no avisa pero tú sí puedes anticiparte para no correr riesgos cuando aparezca.
  • El consejo: No utilices agua corriente como líquido limpiaparabrisas. Con la bajada de las temperaturas, puede congelarse y dañar la bomba. Además, la cal del agua puede provocar posos, que bloquean el surtidor.

 

4. ¡Frío, frío!

  • Qué revisar: la calefacción, la carga del aire acondicionado y la luneta térmica trasera.
  • ¿Por qué? Con las altas temperaturas del verano hace meses que no se utilizan los sistemas para calentar el habitáculo del coche. ¡Es tiempo de comprobar cómo funcionan!
  • Tú mismo puedes… revisar que tanto la calefacción como la luneta trasera funcionan al accionarlas. También, el estado de la carga del aire acondicionado para utilizarlo en su modalidad de aire caliente para calentar el habitáculo.
  • ¡Recuerda! El aire acondicionado es aire seco, sin humedad, por lo que en el momento que se acumule vaho y condensación dentro del coche y dificulte la visibilidad, es una excelente ayuda para absorber la humedad condensada en las lunas.
  • El consejo: Si la luneta trasera no funciona es posible que sólo sea cuestión de cambiar un sencillo fusible. ¡Prueba a hacerlo tú mismo si te ocurre!

Para revisar más…

Con los cambios de estación siempre es recomendable realizar una revisión y un mantenimiento preventivo para circular en las mejores condiciones, por lo que deberás acudir al taller si lo que quieres es comprobar el estado general de tu coche de cara al invierno, como la batería o elementos de desgaste (pastillas, discos de freno…), filtros y fluidos (líquido refrigerante, de frenos, …)

¡Feliz otoño al volante!

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog