Decálogo de consejos para combatir la ola de calor en el coche

No hay comentarios todavía

El verano ya está aquí. Y con él, llegan las vacaciones, los días de playa y… ¡el calor! El calor en la época estival, con sus olas de calor incluidas, puede llegar a convertirse en un riesgo importante para la salud de conductores y acompañantes. ¿Sabes cómo disfrutar al volante, cada día, sin correr riesgos?

¡Te lo contamos en 10 claves! Además, te desvelamos, paso a paso, el truco definitivo para eliminar el calor de tu coche cuando ha estado expuesto al sol de forma segura y 100% efectiva. ¿Preparado? ¡Coge aire que allá vamos!

1. Dentro del coche, lo justo

Si el vehículo está apagado y expuesto directamente al sol, intenta estar el menor tiempo posible dentro de él. Ten en cuenta que la temperatura del habitáculo puede llegar a alcanzar los 55º C si la temperatura exterior es de 35º C. La exposición continuada a temperaturas de 40º C puede provocar mareos cuando el organismo intenta compensar la temperatura. ¡No te arriesgues!

2. Cuidado con niños y mayores

Los niños son muy sensibles a los golpes de calor, debido a que su aparato respiratorio no está totalmente desarrollado. Las personas mayores también son especialmente vulnerables a situaciones extremas de temperatura. Por eso, nunca debemos dejar a uno u otro encerrados dentro del vehículo. Aunque solo sea “un momentito” para hacer un recado rápido. Recuerda: la temperatura puede aumentar en 10 grados en pocos minutos

3. ¡Y con las mascotas!

A diferencia de las personas, los animales no cuentan con el mecanismo de sudoración para refrigerar su cuerpo. Precisamente por eso son muy sensibles a las temperaturas extremas en el interior de un vehículo. Si viajas con tus amigas mascotas, sé responsable y nunca le dejes solo dentro del automóvil. Nunca.

4. ¿Ventanillas abiertas… bajo el sol?

Es una de esas grandes leyendas que los cuñados repiten día tras día: “Hay que dejar las ventanas un poco abiertas“. Sí pero no. Si el coche está estacionado a la sombra, sí, pero hacerlo bajo los rayos del sol no sirve para mantener el interior fresco. Recuérdaselo a tu cuñado cada vez que insista. 😉

5. El parasol, tu buen amigo

¿Sabes que el parasol colocado correctamente en el parabrisas de tu coche ayuda a que la temperatura interior del vehículo sea, como mínimo, 11º menos? Utilízalo y notarás la diferencia. Y recuerda: la luz y el calor no solo entran por la luna delantera sino también por la trasera y las ventanas, así que procura tapar todos los cristales. Los cristales tintados son otra opción mucho más cómoda, muy a tener en cuenta si quieres mantener tu vehículo aislado del señor Lorenzo.

6. Volante, salpicadero… ¡que queman!

El calor asfixiante no es el único efecto que provoca el sol veraniego. También las quemaduras en la piel (sí, has leído bien: las quemaduras en la piel) son consecuencia de la subida de los termómetros, puesto que se producen a partir de una temperatura de 45ºC. Los elementos internos de un coche como el salpicadero, los asientos, el volante o el cambio de marchas pueden alcanzar temperaturas cercanas a los 80º C si no están protegidos (con el parasol, por ejemplo). Un truco para que no te suceda con el volante es usar un protector del sol con el que cubrirlo: aunque no evitará que esté caliente, no te quemarás.

7. El negro… mejor no

Es cierto que uno no puede (o no siempre) cambiar el color del coche en verano, pero sí se puede y debe prestar atención a la hora de elegirlo antes de comprarlo. La pintura negra absorbe calor hasta alcanzar 20º C más que la pintura blanca, así que si estás a punto de pasar por el concesionario y en tu zona los veranos son intensos… Mejor elige la paleta de tonos claros.

8. Ventila, ventila y ventila

Antes de arrancar el coche, tómate tu tiempo. Y tómatelo con calma. Procura abrir todas las puertas del vehículo para que entre aire fresco (o aire a secas) durante, al menos un par de minutos, antes de entrar. Con esta pequeña inversión de tu tiempo podrás evitar que tus viajes se conviertan un infierno.

9. Ventilador y luego aire

Antes de poner en marcha el aire acondicionado, además de ventilar el coche se recomienda ventilar también los conductos de refrigeración del vehículo. Para sacar el aire caliente solo debes usar el ventilador (sin el aire acondicionado) del coche durante un minuto. De esta forma, no solo te asegurarás un mejor funcionamiento del aire acondicionado, sino que además alargarás su vida útil. 

10. No al frío… brusco

La diferencia de temperatura entre un vehículo climatizado y el exterior no debería de suponer un salto importante de temperatura. Intenta que en el coche vayas a gusto pero que no parezca que te has ido a otro continente con solo cerrar la puerta de tu coche. Las diferencias significativas de temperatura pueden ocasionar resfriados, así como malestar general en el cuerpo con mareos, dolores de cabeza o pérdidas de atención.

El truco: ¿Cómo sacar el calor del coche?

Si alguna vez se te olvidan estos diez consejos anteriores y no puedes evitar que se haya acumulado mucho calor, puedes enfriar tu vehículo de forma eficaz y segura en tres pasos:

  1. Para empezar, lo ideal es sacar el calor que ya está dentro. Una opción es abrir todas las ventanillas y poner el ventilador (sin el aire acondicionado) para expulsar el aire caliente hacia fuera. Otra opción, si tienes más tiempo, es que abras tu ventanilla y abras y cierres la puerta del copiloto varias veces seguidas.
  2. Tras sacar todo el calor fuera, puedes poner el aire acondicionado para que el habitáculo se vaya enfriando. Sube las ventanas ligeramente y mantente así durante unos minutos.
  3. Cuando notes que ya está todo fresco, cierra las ventanas y asegúrate de que tienes activada la opción de utilizar “Aire de dentro” y no el de fuera en tu sistema de climatización. 

Consejos extra que no debes olvidar…

  • Recuerda echarte crema solar, especialmente en hombros y brazos, para evitar quemarte si te va dando el sol en un viaje largo.
  • Conducir con la cabeza mojada ayuda a reducir la temperatura del cuerpo. Que lo sepas.
  • Lleva agua siempre e hidrátate con frecuencia: Te ayudará a mantenerte concentrado y evitarás riesgos al volante.
  • Si tu aire no funciona correctamente o no tienes sistema de climatización en el coche, coloca un paño húmedo en el respiradero central para garantizar que el aire salga fresco.

¿Quién dijo ola… de calor? ¿Sabéis algún truco más para conducir en verano a la temperatura ideal? ¡Contádnoslos en los Comentarios! 😉

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog