Medicamentos: ¿Cuáles son peligrosos para conducir?

No hay comentarios todavía

“Lea las instrucciones de este medicamento. O consulte a su farmacéutico”. Esta recurrente frase rebota en la cabeza de todo hijo de vecino que ve la televisión con frecuencia. Para quién no lo sepa, suponen la coletilla final a los anuncios publicitarios de medicinas. Y viene a decir que ante una supuesta automedicación, tenemos que leer con detenimiento los efectos directos que producen. Y también los que pueden que produzcan, que serían los secundarios. En definitiva, que de las cosas que no sabemos, mejor preguntarle a los que saben

Porque puede suceder que se reproduzcan algunos efectos que no contabas con ellos. Y en situaciones cotidianas te pueden jugar una mala pasada. Imagínate conducir con algún efecto que repercuta negativamente en tu atención en la carretera… ¿Te has parado a pensarlo alguna vez? En este post vamos a repasar los peligrosos que puede suponer medicarse y ponernos al volante. ¡Presta atención! 

¿Mejor el remedio… o la enfermedad?

Al volante, hemos de estar en perfectas condiciones. Poner todos los sentidos en la carretera. Y que nuestra concentración no tenga ningún tipo de brecha. Pero cuándo nos sentimos enfermos o acusamos una dolencia y tenemos que coger el coche… ¿Qué es mejor? ¿Conducir con ese dolor o malestar? ¿O conducir bajo los efectos de los medicamentos? Pues desde ya te avisamos que ni una ni la otra son el mejor escenario para coger el coche.

Pero puestos a analizar, nos vamos a centrar en la segunda opción. La de los efectos de los medicamentos que utilizamos para paliar los síntomas… Pero, ¿sabes qué efectos secundarios pueden provocar algunos fármacos? Te los adelantamos: somnolencia, inestabilidad emocional, reducción de reflejos, visión borrosa, déficit de concentración o mareos, entre otros. 

Los datos no engañan

Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), el 25% de los medicamentos puede afectar a la conducción. Esto se hace tangible mediante efectos colaterales como el déficit de atención o la somnolencia. Y dicho estudio se relaciona con que más del 5% de los accidentes de tráfico de España están relacionados con el consumo de medicinas.

Por tanto, debemos extremar la precaución si hemos de consumir fármacos, especialmente por sus efectos secundarios que pueden afectarnos (en negativo, por supuesto) cuando vayamos al volante.

En resumidas cuentas…

En la siguiente tabla analizamos los principales tipos de medicamentos más populares. A continuación, las dolencias para la que se receta y, en la tercera columna, los posibles efectos secundarios que pueden generar y resultan muy peligrosos al volante. Presta atención:

Medicamento

Es el tratamiento para…

Sus efectos secundarios pueden ser…

Benzodiacepinas

Insomnio, fobias, trastornos obsesivos o afectivos.

Somnolencia, déficit de atención, problemas de memoria.

Antihistamínicos

Reducción o eliminación de las alergias.

Capacidad reducida de reacción, somnolencia.

Analgésicos

Disminución o supresión total del dolor.

Mareos, somnolencia, déficit de atención y concentración.

Antidepresivos

Trastornos depresivos, impulsivos, desórdenes alimentarios.

Descoordinación, visión borrosa, nerviosismo, somnolencia

Antipsicóticos

Tratamiento de la psicosis o esquizofrenia.

Temblores, sedación, mareos.

Ansiolíticos

Disminución o eliminación de los síntomas de ansiedad.

Somnolencia, disminución de atención y de capacidad de reacción.

Antiepilépticos

Prevención de ataques epilépticos o convulsiones.

Mareos, visión borrosa, fatiga, debilidad física.

Antigripales

Eliminación de catarros o gripes.

Dolor de cabeza, náuseas, somnolencia, vómitos.

Fármacos diabetes

Paliar la diabetes.

Bajada de azúcar (hipoglucemia).

Antiparkinsonianos

Enfermedad del parkinson.

Somnolencia, visión borrosa, confusión, espasmos.

 

Guárdate este post a mano para que, si te recetan alguno de estos medicamentos, puedas comprobar sus riesgos a la hora de conducir. También recuerda revisar el prospecto y consultar a tu médico y/o farmacéutico. Es muy probable que ya hayas cogido el coche habiendo tomado alguno de estos medicamentos, y no haya pasado nada extraño, pero… Mejor prevenir. Siempre.

¿Alguna vez has tenido un susto al volante por los efectos secundarios de algún medicamento? ¿Tu farmacéutico te ha alertado de la peligrosidad de algún fármaco para conducir? ¿Tienes dudas acerca de los efectos de algún medicamento que no está en la tabla? No te quedes callado, pregunta, consúltanos y comparte con nosotros tu experiencia en los comentarios. 🙂

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog