El sueño al volante. Causas, efectos y consejos

No hay comentarios todavía

Te cuesta mantener la atención sobre la carretera, te pesan los párpados, no puedes mantener los ojos abiertos, notas cómo los músculos se relajan… ¡Despierta, conductor :DriveSmart, estás al volante!

Muchos conductores le restan importancia a la somnolencia en carretera y continúan conduciendo aunque reconozcan no encontrarse en las condiciones más adecuadas para hacerlo.

El Accidente Solitario

Sin embargo, el sueño es un compañero de viaje terrible que se ha convertido, incluso, en la causa de numerosos accidentes.

Tanto es así que al siniestro originado por sus efectos se le conoce como Accidente Solitario y se caracteriza porque suele producirse al amanecer (entre las 3 y las 5 de la madrugada) o a primeras horas de la tarde (entre las 14 y las 16 horas) cuando un único vehículo se sale de la calzada y el conductor va solo en el coche o los acompañantes viajan dormidos. Además, este tipo de siniestro suele producirse a altas velocidades y suele ser de gravedad.

Efectos del sueño sobre el conductor

La somnolencia merma fuertemente las capacidades del conductor para circular con seguridad, puesto que…

  • Incrementa el tiempo de reacción
  • Agrava el número de distracciones al volante
  • Cambia la capacidad para tomar decisiones al volante
  • Disminuye la movilidad del conductor
  • Altera la percepción del entorno del tráfico
  • Provoca cambios en el comportamiento
  • Propicia la aparición de microsueños

¿Qué factores favorecen la aparición de fatiga al volante?

En general, el principal factor que desencadena la aparición de fatiga es llevar a cabo una tarea durante mucho tiempo. Eso si hablamos en general. Pero, cuando hablamos de la aparición de fatiga al volante, existen numerosos factores que la determinan, en función de las circunstancias de la vía, del coche y el propio conductor. ¡Fíjate!

Circunstancias de la carretera que propician la aparición de fatiga

Circunstancias en la vía

Todos aquellos factores que impliquen un aumento de la concentración y atención necesarias para conducir incrementarán las posibilidades de la aparición de la fatiga. Así, en relación a la vía y su entorno, la fatiga puede surgir por conducir en una vía

  • Con mucho tráfico
  • Con un firme mal conservado
  • Poco conocida para ti
  • Bajo condiciones climatológicas adversas (lluvia, niebla, humo…)
Circunstancias en el coche que favorecen la aparición de fatiga
Circunstancias en el vehículo

Dificultan la conducción y provocan cansancio si el coche presenta

  • Una temperatura elevada o una mala ventilación
  • Una iluminación deficiente durante la noche
  • Un mal estado, por ejemplo, defectos en la dirección o en la suspensión.
  • Un asiento incómodo, si es poco ergonómico…
Circunstancias en el conductor que favorecen la aparición de fatiga
Circunstancias del conductor

Conducir durante largos periodos sin parar a descansar o realizar descansos muy breves es la principal causa de fatiga al volante. Pero también existen otros, como…

  • Mantener una velocidad excesiva durante mucho tiempo
  • Conducir con sueño, bajo los efectos del alcohol, con cansancio o enfermo (basta con un simple resfriado)
  • Los cambios en los hábitos al volante. Por ejemplo, conducir de noche si no estás acostumbrado.
  • Ser un conductor novel porque necesitas mayor concentración al volante.
  • Mantener posturas poco adecuadas en el asiento. Los dolores, la rigidez o la sobrecarga muscular pueden avisarte de que tu postura no es la adecuada.

Recomendaciones para evitar la fatiga y el sueño en el coche

Cuando el sueño se cruza con el conductor al volante, es muy difícil que no le acompañe en el viaje. Por ello, la clave pasa por evitar que aparezca. Ya sabes, mejor prevenir. Y para ello, no olvides que…

  • La horas más peligrosas para la conducción son entre las 3 y las 5 de la mañana y entre las 2 y las 4 de la tarde.
  • Los largos trayectos cuestan, especialmente si no estás acostumbrado a ellos. Evita realizarlos en solitario siempre que puedas.
  • Cada 2 horas o cada 200 km debes parar a descansar al menos 20-30 minutos. Si te encuentras con condiciones meteorológicas adversas (conducción nocturna o niebla, fatiga, etc.) descansa con mayor frecuencia.
  • Debes evitar una postura excesivamente relajada al volante y sujeta el volante con firmeza.
  • Has de dirigir algunas de las salidas de aire hacia el cuerpo o los brazos; nunca directamente hacia los ojos.
  • Conducir con una temperatura elevada en el coche puede inducir al sueño.
  • Escuchar música relajante... relaja (a veces, demasiado). Si vas acompañado, aprovecha para charlar: te mantendrás despierto.
  • No debes tomar alcohol o leche caliente cuando tengas que conducir. Respecto a los estimulantes (como por ejemplo, el café) has de utilizarlos con precaución, ya que sus propiedades enmascaran los efectos de la fatiga y el sueño y pueden producir un peligroso efecto rebote.

Información extraída del Manual Seguridad vial para nuevos conductores y del Manual del Programa de Intervención, sensibilización y reeducación vial INCOVIA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *