¿Uno de cada 3 radares son falsos? ¡Confirmado por la DGT!

1 comentario

Nuestras carreteras están revestidas con multitud de radares. Son una herramienta de vital importancia para reducir los siniestros en carreteras. Y para hacer cumplir con las velocidades en cada tramo. Hemos leído de todo sobre ellos. Desde polémicos sitios para su instalación, policías escondidos tras ellos e incluso de la aplicación de los radares tipo láser. Pero, siempre que los vemos nos asalta la duda de si funcionarán tal y cómo nos cuentan. O si no serán una caja de plástico hueca. Es por ello que nos invaden los interrogantes sobre ellos… ¿Y si la DGT ha colocado algún radar falso como medida disuasoria? ¿Y su función es únicamente la de alarmarnos por su presencia? ¡A continuación te vamos a contar toda la verdad!

Radares Judas

Los rumores que pululaban en el ambiente se han hecho realidad. Pere Navarro ha confirmado que alrededor de un tercio de los radares son simplemente un trozo de plástico.Por tanto, un 33% del total, no tienen cinemómetro. Y son más falsos que una moneda de 3 euros. Con esto se pretende predicar con el ejemplo de algunos comercios o museos en los que se utilizan artefactos de seguridad que son sólo fachada. Es decir, que por fuera son lo que quieren parecer ser. Pero por dentro están completamente vacíos.

¿Cuál es la consecuencia que se busca con esto? No sabemos si el ahorro económico es una de las razones. Pero el caso es que el director de la DGT ha afirmado que el carácter intimidatorio que tienen es suficiente para moderar la velocidad. Los conductores corrigen sus velocidades cuando se aproxima a un cartel que avisa de la proximidad de un radar. Por lo que a efectos de Navarro, estos aparatos son suficientes para conseguir una marcha acorde a las velocidades exigidas en cada tramo de carretera.

La regla del 7

El margen de error de los radares es otro de los puntos relevantes que siempre están sobre la mesa de Pere Navarro. Una mala calibración de los sistemas de detección puede provocar pérdidas de puntos o sanciones injustas. Y por otro lado, permitir velocidades superiores a las debidas. Es por ello que el director de la DGT ha manifestado que no descarta aumentar el error marginal con el fin de evitar este tipo de circunstancias.

En 2015 se estableció la regla del 7, que consistía en aplicar un margen con esta cifra o en términos porcentuales o en kilómetros hora. Y todo en función de la velocidad a la que se vaya. Concretamente, se imputaba un 7% de margen cuando se superaban los 100 kilómetros hora. En cambio, por debajo de esa velocidad, el margen era también de 7, pero no puntos porcentuales, sino kilómetros hora.

Los márgenes de error han variado con respecto al 2015. En nuestros tiempos, se han ido añadiendo diferentes tipos de radares. Y cada uno de ellos tiene unas características únicas. Para los radares fijos, el margen de error que se les imputa es de un 5%. Cuando se trata de un radar instalado en un vehículo en movimiento, la diferencia marginal es de un 7%. Y por último, el margen de error es de un 10% cuando los protagonistas sean los radares de tramo o los helicópteros Pegasus. 

Está claro que nadie se escapa a ojos de los radares… Pero queremos saber tu experiencia con ellos. ¿Te ha ocurrido algo digno de mención con estos sistemas? ¿Has visto algún radar falso en alguna carretera? Te animamos a que nos escribas en comentarios. ¡Lo tienes justo aquí abajo!

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “¿Uno de cada 3 radares son falsos? ¡Confirmado por la DGT!”

  1. Falso Radar o No, la gente cuando lo ve aunque vayan a la velocidad que toca frenan bruscamente y es peligroso, pues pueden producir colisiones, y fuerzan al resto a frenar de forma brusca entorpeciendo y ralentizando el tráfico. No creo que sea bueno encima colocar de más siendo falsos, se deberían controlar con cámaras, los frenazos y denunciar a esa gente que crea riesgo de colisión.
    Más que algunas velocidades deberían comprobar la gente que circula por la izquierda o por el centro cuando hay varios carriles y nadie a quien adelantar.

Buscar en nuestro blog