¿Matrícula independentista? ¡Multa!

No hay comentarios todavía

Año 2000. El supuesto colapso informático del efecto 2000 no fue tal, Gran Hermano llega a nuestras pantallas como una pedazo de novedad, Schumacher consigue su primer título con Ferrari, el Depor gana la Liga (por ese entonces la competición se llamaba así, el BBVA aún no había tenido a bien entrar) y se acaban las matrículas en España.

No, el metal sigue existiendo, lo que ocurre es que los madrileños iban a llegar a la M-9999-ZZ y había que tomar una decisión al respecto.

El Gobierno aprovechó la tesitura y legisló para cambiar el formato de las nuevas placas. ¿La razón? Evitar disputas territoriales y la existencia de matrículas “sensibles” prohibiendo el uso de vocales en las mismas. Llega el formato que tenemos hoy día, el E 0000 BBB.

A algunos nos gustó más, a otros menos, pero todos nos hemos hecho ya a ellas. O casi todos.

CAT-tunning

En algunas partes de Cataluña, no se sienten identificados por la E de la matrícula, la que marca el país de procedencia del vehículo, y han decidido personalizarlas. ¿Cómo?

Las placas son idénticas a las de los de todos, aunque la diferencia aparece al colocar la pegatina CAT sobre la E de distintivo de país. Su significado es obvio: no España, sí Cataluña.

En el año 2000, cuando entraron en vigor estas nuevas placas, el president Jordi Pujol hizo colocar en las matrículas de los vehículos oficiales de la Generalitat el distintivo CAT, pero no sobre la E sino en el lateral. ¿Por qué no pegarlo encima?

Es ilegal… Tanto que te pueden caer 200 € de multa

Cada uno en su coche que lleve lo que le parezca conveniente, ¿cuál es el problema entonces? Que el artículo 8 del capítulo 1 del Reglamento General de Vehículos, apartado 2 (sí, nos lo hemos tenido que tragar, no es para nada una lectura recomendable, más o menos como 50 sombras de Grey) no opina lo mismo al respecto, y dicta lo siguiente:

“Queda prohibido efectuar cambios o retoques en los números de identificación del bastidor, así como en las placas e inscripciones reglamentarias”. Es decir, que las matrículas son… ¡intocables!

La sanción para quien incumpla la legislación es de 200€ de multa sin retirada de puntos del carné. Que se lo digan a algunos de los “afortunados” que han recibido ya una receta por ello. La primera notificación se produjo ya en el año 2000, y te dejamos otras dos en Aragón y en Valencia.

Multas por llevar la pegatina CAT sobre la matrícula del coche

Multa a los vehículos con pegatina CAT sobre la E en las matrículas
Imagen de “El Confidencial Digital”

¿El motivo que consta en la multa? Que las placas de matrícula presentan obstáculos y dificultan la lectura e identificación del vehículo. Además, la policía puede pedirte (que no obligarte) a arrancar la pegatina para evitar más sanciones.

:DriveSmart te dice cómo puedes llevar las letras CAT sin arriesgarte a una sanción, es muy fácil, deja la matrícula tal y como está y pon la pegatina sobre la carrocería del coche, en el lado que más te guste. Es tu parachoques y haces con él lo que te parezca, pero respetando la ley 😉

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog