La glorieta, ¡esa gran desconocida!

No hay comentarios todavía

¿Os habéis dado cuenta de que cada vez hay más y más glorietas en nuestras ciudades y pueblos? Pero, ¿por qué? La estética no va a ser la razón, ¿verdad? Entonces, ¿qué? ¿Una fórmula de controlar el tráfico? ¿Un método para reducir los accidentes? ¿…?

Sea cual sea el motivo, lo cierto es que la circulación en las rotondas es, a menudo, caótica y causante de muchos accidentes de tráfico. Y es que, en contra de lo que muchos piensan, la mayor parte de los conductores no saben cómo acceder a ellas ni cómo circular cuando están dentro…

Y para muestra este vídeo, en el que un policía se coloca estratégicamente en una rotonda para procurar que los coches circulen por ella correctamente. Hay algunos… ¡que ni así lo consiguen! Mirad, mirad…

La definición. Una glorieta es…

Un tipo especial de intersección en el que los tramos que confluyen en ella se comunican a través de un anillo en el que los coches circulan alrededor de una isleta central. También conocida como “rotonda”, suele estar señalizada de antemano y puede presentar un solo carril o varios.

¿Cómo accedo a una glorieta?

Lo primero a tener en cuenta cuando nos acercamos a una glorieta es reducir la marcha y moderar la velocidad. Es fundamental fijarse en la señalización para conocer qué salida se ha de tomar antes de acceder a ella.

Eso sí: recuerda que la prioridad la tienen los coches que ya circulan en la rotonda, por lo que, si quieres acceder a una, has de esperar para incorporarte. Así lo especifica el Reglamento de Circulación, que en su artículo 57.1.c señala que “en las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular tendrán preferencia de paso sobre los que pretendan acceder a aquellas ” (artículo 21.2).

¿Por qué carril debo circular?

Otra de las dudas y errores más comunes en las glorietas es ¿dónde circulamos? ¿En qué carril? Pues aquí se aplica la normativa vigente para cualquier tipo de vía: se circula por el carril derecho o el más exterior de la rotonda si se continúa recto o se va a girar a la derecha, y nos colocaremos en el carril de la izquierda o en el interior si giramos a la izquierda o vamos a cambiar el sentido de la marcha.

¿Cómo salimos de la glorieta?

Pues muy sencillo: siempre desde el carril derecho. Eso sí, no olvidemos la norma básica: utilizar los retrovisores y avisar con antelación de la intención de salir, a través del intermitente.
Una última recomendación: si no te da tiempo a salir en estas condiciones, es mejor volver a dar una vuelta completa y tomar correctamente la salida. No merece la pena asumir riesgos absurdos y poner en peligro tu seguridad y la de los demás por unos segundos de más. ¿No crees?

¡Buen viaje conductores :DriveSmart!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog