La monitorización de la conducción reduce los incidentes al volante al 15% en 3 meses

No hay comentarios todavía

El uso de sistemas de monitorización de la conducción mejora el comportamiento al volante. Sus efectos se producen y hacen evidentes de forma inmediata desde los tres primeros meses de utilización. Son las dos principales conclusiones de un análisis realizado en la plataforma DriveSmart con una muestra de 500 conductores anónimos.

En el estudio se ha examinado al detalle cuál es la evolución del conductor desde el primer día que utiliza la tecnología. Para ello, se toma como el dato a valorar su cifra de *incidentes globales.

  • Llamamos *incidentes a los eventos que el sistema de algoritmos identifica y penaliza en la plataforma, analizando principalmente cinco dimensiones de la conducción: velocidad, aceleración, frenada, giros y anticipación al tráfico (cómo un conductor se anticipa y reacciona ante los elementos de señalización como son los semáforos, pasos de peatones, señales de Stop o Ceda el paso…).

500 conductores, 3 meses consecutivos con DriveSmart

Para evaluar el impacto real que produce el uso de este tipo de tecnologías, seleccionamos una muestra representativa de 500 conductores que graban viajes con la tecnología DriveSmart durante un mínimo de 100 kms mensuales en los primeros tres meses consecutivos en la plataforma. 

El siguiente gráfico permite visualizar la evolución durante los tres primeros meses consecutivos utilizando la tecnología. Para analizar la evolución, establecemos como 100% de los incidentes el número total de incidentes durante esos tres primeros meses de cada usuario. Así, con respecto a esa totalidad de incidentes, podemos ver cuál es el porcentaje de incidentes que tienen lugar el primer mes, el segundo y el tercero en cada conductor.

En el gráfico, se puede ver en naranja el porcentaje de incidentes que registra cada uno de esos 500 usuarios durante el primer mes. En amarillo, el porcentaje de incidentes del segundo mes y en verde los relativos al tercer mes.

 

Reducción de incidentes al 15% en tres meses

Realizando un análisis global del total de la muestra de 500 conductores obtenemos un gráfico que muestra el impacto y efecto real de la monitorización de la conducción. Del total de incidentes que los conductores suman en los tres primeros meses, más de la mitad (el 54%) corresponde al primer mes. La cifra baja hasta el 31% en el segundo mes y se reduce al 15% en el tercero.

Por lo tanto, se puede concluir que los conductores disminuyen su número de incidentes en más de un tercio en solo tres meses monitorizando su conducción. Veámoslo en el siguiente gráfico: 

 

La evolución de los conductores en 4 meses

Veamos en detalle la evolución de otra pequeña muestra de 20 conductores que antes del confinamiento (en marzo) llevaban cuatro meses consecutivos utilizando el sistema de monitorización de la conducción de DriveSmart grabando un mínimo de 100 kms cada mes. Tal y como se puede apreciar en el siguiente gráfico, aunque todos ellos comenzaron teniendo una cifra de incidentes muy diferente, en todos se ha generado una disminución del porcentaje de incidentes en los siguientes meses. 

Será interesante valorar cómo cambia, tras una pausa en el hábito de conducir (impuesta por el confimaniento, en este caso), nuestro comportamiento al volante. Y si continúa la evolución hacia la mejora o se pierde el hábito adquirido previamente. 

Por el momento, veamos el gráfico en el que vemos la evolución de 20 conductores en cuanto al número de incidentes que registran al volante durante 4 meses de uso de DriveSmart. 

 

Del efecto “buena impresión” al cambio de comportamiento que se convierte en hábito

Saber que alguien nos observa y evalúa genera una respuesta automática: la de mostrar nuestra mejor cara. Es una condición innata del ser humano, que se aplica en todos los ámbitos de la vida. También en la conducción. Si somos conscientes de que seremos analizados y puntuados, nos esforzamos porque la nota sea la de nuestra mejor versión

Sin embargo, lo más interesante es que algo que comienza como un desafío personal por mostrar nuestra mejor versión, si tiene continuidad en el tiempo se incorpora como un comportamiento natural. Un hábito

El efecto que genera saberse evaluado es más que popular en la industria y los diferentes sectores relacionados con la movilidad. Desde las aseguradoras, las flotas de vehículos, los servicios de carsharing y/o ridehailing hasta los propios ayuntamientos y departamentos de RSC de todo tipo de empresas son conscientes de que estas soluciones de monitorización de la conducción permiten impactar de forma directa en el comportamiento de las personas. Y modificar conductas tras identificar errores para generar nuevos hábitos de conducción. Nuevas formas de conducir más seguras, eficientes. Y conscientes. 

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog

Histórico