“Trata de arrancarlo, por Dios”. Cómo usar las pinzas para el coche

No hay comentarios todavía

Ocurre más de lo que pensamos. Llegas al coche y cuando vas a arrancarlo… No arranca. No. No arranca. Lo intentas, insistes, miras que estás haciendo todo lo que sueles hacer para ponerlo en marcha. Pero no, que no arranca. 

Quizá ahora, si has dejado el coche aparcado al inicio de la cuarentena (allá por los inicios del mes de marzo), pueda sucederte a ti. Ojalá que no, pero si nunca has vivido ese momento, calma. Lo primero que vas a experimentar es que en ese momento las pinzas, esas grandes desconocidas, pasan a tener el papel protagonista de tu existencia. Sí: ellas son como los fantasmas, todos hemos escuchado hablar de ellas… Pero no muchos las hemos visto en acción. (Por suerte, toca añadir).

¿Cómo se usan? ¿Cómo funcionan? A continuación analizamos cómo realizar un buen uso de ellas para que no se nos vaya la pinza (vale, mal chiste, pero estaba tan a mano…🤔). Prepara papel y lápiz o guárdanos en favoritos. Aquí te dejamos todo un tutorial del paso a paso. 

Más vale prevenir…

Antes de realizar cualquier acción, debes tener en cuenta que las pinzas NO son la solución para todos los casos. Por muy similares que parezcan… La tecnología avanza a pasos agigantados y surgen nuevos métodos para arrancar tu vehículo cuando está sin batería. Es más: en algunas ocasiones, el uso de las pinzas, en lugar de ayudar, puede provocar averías.  El clásico “fue peor el remedio que la enfermedad”.

Y es que puede ocurrir que los coches actuales con sistemas operativos modernos, no estén preparados para esta herramienta. El alto voltaje que llegan a imprimir las pinzas puede dañar el ordenador central del vehículo. Por lo tanto,  la primera recomendación es acudir al manual del fabricante de tu coche. Ahí te encontrarás información sobre si debes o no el utilizarlas.

Por otro lado, y aunque parezca obvio, tienes que andarte con ojo. Literalmente. Es completamente necesario verificar siempre el material antes de usarlo. Cualquier desperfecto en el cable que une las pinzas o en la parte del mango puede ocasionar un cortocircuito. Y ya no lo decimos sólo por tu coche, que también, sino que lo que nos preocupa es que te lleves un buen susto.

Cómo usar las pinzas para el coche. Paso a paso

Para empezar, necesitamos un alma caritativa que se preste a echarnos un cable. Nunca mejor dicho. ¿Por qué? Porque las pinzas no se cargan solas, sino que precisan de la ayuda de otro coche para transmitir la electricidad que le falta al tuyo para arrancar.

El conductor que te brinde su ayuda deberá estacionar su coche cerca del tuyo. A una distancia suficiente para que el cableado de las pinzas llegue sobradamente de una batería a otra. El vehículo que te va a auxiliar debe mantenerse encendido en todo momento, mientras que el tuyo debe tener activadas las luces para que la energía se proyecte en ellas y no en otros elementos del coche, que podrían sufrir daños.

  1. En primer lugar, debes enlazar un extremo de la pinza en la conexión positiva de la batería del coche auxiliar.
  2. El otro extremo que queda libre irá en el positivo de tu coche ávido de batería.
  3. Luego enganchas un extremo de la segunda pinza en la conexión negativa del coche que nos va a ayudar.
  4. Y el otro extremo de la misma NO deberá ir en el borne negativo de tu batería. Sino que lo debes enlazar a algún elemento de hierro (a modo de toma de tierra) de tu coche. Y que se encuentre a una distancia prudencial de la batería.

Estando todos los cables conectados… ¡procede a encender el motor! Cuando esto ocurra, debes dejar unos segundos de rigor. Y después, debes pisar el acelerador hasta las 2.000 revoluciones por minuto. Esto permitirá que la recarga de la batería se realice exitosamente. Ten en cuenta que no siempre se consigue arrancar a la primera, así que… ¡No te apures! En ese caso, conviene dejar unos segundos de margen y “volver a la carga”. Las prisas no son buenas amigas en este tipo de procesos. Así que ten paciencia.

A recoger los bártulos

Objetivo conseguido: ¡tu automóvil está arrancado y coleando! Después de darle las gracias (lo de los abrazos lo dejaremos mejor para cuando el Covid solo sea un recuerdo de cuñados) a esa alma caritativa que te ha ayudado a ‘revivir’ la batería del coche, toca recoger los bártulos. 

  1. Antes que nada, debes desenganchar el borne negativo de la toma de tierra. Justo el que colocaste en último lugar en el proceso anterior.
  2. Seguidamente, desenlaza el negativo de la batería del coche que te ha ayudado.
  3. Luego retira el extremo positivo de tu batería.
  4. Y por último, el que queda, el borne positivo del coche auxiliar.

Y tú, querido conductor :DriveSmart, ¿te has visto alguna vez en esta situación? ¿Decidiste llamar al seguro? ¿O esperaste pacientemente a que alguien te auxiliara? Déjanos un comentario y cuéntanos tu experiencia. 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog

Histórico