Las mejores frases de los profesores de autoescuela

No hay comentarios todavía

Los profesores de autoescuela son una especie automovilística en sí mismos. Como los taxistas o los camioneros, ¡son únicos! Los hay pacientes, socarrones, asustadizos, filósofos, graciosetes… Pero siempre les terminas cogiendo cierto cariño. Debe ser que pasar una horita diaria en un vehículo con las tensiones propias del aprendizaje une. Y, además, da para muchas anécdotas. Y muchas frases inolvidables. 

¿Quién no se acuerda de alguna frase o chascarillo que repitiera su profesor? El mío, por ejemplo, temblaba cuando veía un coche con matrícula de Toledo (cuando me saqué el carnet aún había bastantes vehículos con el distintivo de provincia). Él solía decir, mientras te daba con la mano insistentemente sobre el hombro:

‘Bolo al volante, peligro constante’.

Lo mejor de todo, es que él mismo era de Toledo, así que ¿cómo se toma uno eso? No era la única frase que me repetía con cierta frecuencia. Cuando tenía que adelantar a un coche parado en doble fila e invadir parcialmente el carril contrario para luego regresar al mío, siempre comentaba:

‘¡Ahí está la torera, capote para allá, capote para acá! “Finita de la Autoescuela” te voy a llamar’.

Tenía otras frases recurrentes que utilizaba de forma didáctica. En mitad de la clase, te tapaba con la mano el retrovisor y gritaba:

‘¡Rápido: color y marca del coche de atrás!’.

Claro, y a fuerza de repetírmelo en un montón de clases, consiguió que finalmente mirara por el espejo. No está mal como técnica. Como cuando me decía que en vez de conducir ‘ordeñaba’ y me volvía a dar en el hombro, al final así pude conseguir llevar el coche recto… O poner más atención a cuando me decía que girara a la derecha o a la izquierda y él me gritaba. ‘¡A la otra izquierda!’

Detrás de un balón…

Recordando con mis amigos este tema (y echándonos unas risas) terminamos echado un vistazo a este foro, donde hay verdaderas joyas hechas frases míticas de profesores de autoescuela. Muchas de ellas seguro que os suenan familiares… ¿Estudiarán los mismos recursos retóricos cuando se están sacado la licencia de profesor?

Veamos. Hay frases clásicas que se te graban para toda la vida y que te hacen ser aún más prudente. ¿A quién no le suenan las típicas: ‘Detrás de un balón suele ir un niño’ y ‘El cementerio estaá lleno de gente que tenía preferencia’?

O las grandes recomendaciones poco antes de examinarte. Si era el teórico: ‘Ante la duda, siempre la B’, y si era el práctico: ‘Recuerda que yo te he enseñado a aprobar el examen, así que conduce como yo te he dicho, luego ya cuando apruebes haces tú lo que te dé la gana’.

Las aproximaciones a los pasos de cebra siempre han dado mucho que hablar. Estaba el profesor que ponía ‘puntos’ o precio a los peatones si los atropellabas, como en un videojuego y el que se metía con algún viandante poco agraciado y te increpaba: ‘¡A ese no le dejes pasar!’ Eso sí, si te quedabas en mitad del paso y se cerraba el semáforo, a más de uno nos han dicho:

‘¿Ahora qué, abrimos las puertas para que pase la gente?’

¿Y los que nos amenazaban con cortarnos algún miembro con desesperación?: ‘Te voy a cortar la mano como la sigas dejando en la palanca de cambios’, ‘¿Qué pasa que te pesa el pie? ¡Levanta o te lo corto!’

Anímate a contarnos esa frase de tu profesor de autoescuela que no has podido olvidar, esa que hasta tú mismo te repites cuando vas al volante. ¿Te imaginas llevar conectada la app :DriveSmart y oír la voz de tu profesor echándote la bronca por coger mal una rotonda? Nos lo estamos pensando… 🙃 Ahora, ¡déjanos las frases de tu profesor de autoescuela para hacer este post inolvidable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog