La era Covid-19: ¿la oportunidad para el cambio?

No hay comentarios todavía

La bajada de los niveles de contaminación y el incremento del uso de transportes más sostenibles, como la bicicleta, han sido dos temas recurrentes durante el confinamiento que marcan la era post-Covid 19 y plantean muchas dudas (y retos) en torno a la movilidad en todo el mundo. Sobre todo, en las grandes ciudades, donde los cambios en la calidad del aire y la preocupación por la contaminación y la movilidad han sido y son más significativos.

Un reciente estudio realizado en 21 ciudades europeas afirma que el 80% de la población encuestada apoyaría medidas para restringir la entrada de coches en las ciudades. El estudio se ha realizado en base a un total de  7.545 adultos encuestados entre el 14 y el 21 de mayo de 2020 de diferentes edades, ingresos y géneros, que viven en 21 de las ciudades más grandes de seis países europeos. 

 

El estudio europeo sobre movilidad y contaminación

La opinión pública europea, preocupada por la contaminación del aire

La conclusión principal no deja lugar a dudas: la mayoría de los habitantes de las ciudades europeas quieren que sus alcaldes y gobiernos locales tomen medidas efectivas contra la contaminación del aire por el tráfico rodado. Veamos un resumen de los principales datos obtenidos, en términos globales, en Europa:

  • El 64% no quiere que su ciudad vuelva a los niveles de contaminación previos a la pandemia.
  • El 74% exige protección contra la contaminación del aire, incluso si eso significa reasignar el espacio público (para caminar, ciclos y transporte público).
  • El 68% exige proteger el aire de su ciudad, incluso si eso significa evitar que los coches contaminantes accedan al centro de las ciudades.
  • El 21% planea usar más la bicicleta; el 35% caminar más tras el confinamiento.
  • De las personas que usaron el transporte público antes del confinamiento, el 54% asegura que volverá a usarlo si se toman suficientes medidas de higiene. El 27% lo utilizará independientemente del riesgo de contagio.

El estudio europeo sobre movilidad y contaminación

El estudio sobre movilidad y medioambiente, en España

Madrid y Barcelona han sido las dos ciudades elegidas para extraer una muestra de lo que opina España en torno a la contaminación y la movilidad en la era post-Covid. De las principales conclusiones, los ciudadanos españoles dicen que:

  • El 74% no quiere que su ciudad vuelva a los niveles de contaminación previos a la pandemia. El 8% está en desacuerdo.
  • El 83% exige protección contra la contaminación del aire, incluso si eso significa reasignar el espacio público (para caminar, transporte público o vías cicladas). El 8% en desacuerdo.
  • El 82% exige proteger su ciudad contra la contaminación, incluso si eso significa evitar que los coches contaminantes accedan al centro de las ciudades. El 9% en desacuerdo.
  • El 10% planea usar más la bicicleta; el 52% caminar más, el 47% usar el coche privado y otro 47% el transporte público, tras el confinamiento.
  • De las personas que usaron el transporte público antes del confinamiento, el 22% asegura que volverá a usarlo si se toman suficientes medidas de higiene. El 64% lo utilizará independientemente del riesgo de contagio.

El estudio europeo sobre movilidad y contaminación

Qué ha cambiado la pandemia en la movilidad

Con el confimaniento, se produjo una una caída general en los desplazamientos que todavía no se ha recuperado. El teletrabajo (que reduce los desplazamientos de trabajadores de oficina), junto con los efectos de la recesión y el cierre de los colegios y los centros sociales afecta al descenso total de la movilidad. Uno de sus principales efectos ha sido la reducción de la contaminación del aire, un factor de riesgo vinculado a presuntas comorbilidades de Covid19 que aumentan la vulnerabilidad de los habitantes de las grandes ciudades.

El coche privado hoy… ¿Y mañana?

Pese a los datos del estudio europeo, los datos apuntan a una recuperación más rápida del uso del coche privado que el transporte público. En estos momentos, el uso del coche particular todavía se sitúa entre un 30% y un 40% del tráfico antes de la pandemia, pero las ciudades no pueden ni deben acoger más tráfico porque con un aumento de la contaminación se agravarían los problemas respiratorios y cardiovasculares que intervienen en la COVID aumentando su letalidad, además de incrementarse las muertes prematuras.

Qué hacer con la movilidad de corto recorrido

Muchos de los desplazamientos en coche en las grandes ciudades son de corta distancia. Por ejemplo, en Madrid, el 30 % de los desplazamientos en coche son de trayectos inferiores a los dos kilómetros. Para este tipo de desplazamientos se debe impulsar otros tipos de movilidad adaptando la propia ciudad para construir, entre todos ciudades más sanas.

Por ejemplo, favorecer los desplazamientos en bicicleta, vehículos de movilidad personal (VMP) o caminando pueden ser fórmulas que convivan con el incremento del espacio para el transporte público, que permita además reducir sus tiempos de viaje. Modificar el entorno urbano y ofrecer soluciones y facilidades a los ciudadanos provoca un cambio en el comportamiento de las personas. Por ejemplo, regulando el uso del automóvil, bonificando a quienes realicen una movilidad sostenible, reduciendo gastos a quienes utilicen sistemas compartidos de desplazamientos o, incluso, impulsando la compra de VMP desde el Gobierno central a través de ayudas públicas, como se hace con los coches.

La oportunidad para el cambio. Para construir, entre todos, las ciudades que queremos hoy y mañana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog

Histórico