Cinco tipos de copilotos que no nos gustan

No hay comentarios todavía

Como todo en la vida, hay compañías mejores y peores y las que se sientan a la derecha en nuestro coche… A veces no son todo lo agradables que nos gustaría. Lo cierto es que los buenos copilotos animan, amenizan el viaje y ayudan ante cualquier imprevisto (me viene a la mente ese ‘Carlos, ¡trata de arrancarlo!’). Pero también pueden hacer de un simple trayecto el peor de los vía crucis. ¡Y ya tenemos bastante con lo que hay en la carretera!

Por el asiento de al lado del conductor, pasan muchos especímenes a lo largo de los kilómetros. Pero nos quedamos con cinco, los peorcitos. Hemos elegido ese top five de tipos de copilotos que nos incomodan bastante.

Copilotos-incomodos

El DJ

Todos tenemos un amigo o conocido que se cree el técnico de sonido de los Rolling. Y, nada más montarse en el coche, toca todos los botones de la ecualización para crear el mejor sonido en tu habitáculo. Para ello, tiene que cambiar la emisora o la pista las veces que sea necesario. A la vez que te explica que no tienes ni idea de llevar la radio en condiciones. Da igual el formato, él te ecualiza hasta el cassette del Max Mix 5. Y no parará hasta que os bajéis del coche.

El del termostato roto

Estos individuos son muy variados. El que no soporta el aire acondicionado porque cree que a 22 grados se va a pillar la gripe de su vida. El que va con la ventanilla bajada hasta en enero. El que no se quita ni el abrigo ni la bufanda y además te sube la calefacción. El que monopoliza todas las rendijas del aire para él solo o el que te las enchufa todas a ti… Claro, y todo sin preguntar.

El del diván

Un trayecto en coche, independientemente de su duración, puede ser un buen momento para conversar, puesto que no deja de ser un espacio donde tener cierta intimidad. Pero hay esos copilotos que utilizan el asiento de diván de psicólogo: comienzan a divagar sobre sus dramas cotidianos requiriéndote atención y, de paso una solución inmediata. Igual te encantaría prestar más atención (igual no), pero ellos no se dan cuenta de que no es el momento idóneo para charlar precisamente cara a cara. Y además los hay que te dan con la manita…

El tentetieso

Fuera del coche, este tipo de copilotos, parecen tener un equilibrio perfecto. Ahora bien, es montarse contigo y convertirse en los muñecos estos que se van hacia todos los lados. No importa que tu conducción sea la más suave del mundo, como si fueras por la autopista Stuart con un portaaviones. Da igual, ante el más leve giro o el mínimo frenazo, tu acompañante se vence para todos los lados con dramatismo. 

El taxista

Un clásico, no me digáis que no. Es un GPS hecho persona, todo lo sabe y no hay discusión. Aunque toda la cartelería urbana, el navegador, los mapas y hasta el horóscopo indiquen una ruta clara y despejada él se hará valer para imponer su criterio. “Que te digo yo que es por aquí, que estoy harto de ir. La cosa esa no tiene ni idea, hazme caso”. Y claro, por no montarla y porque las manos han de estar al volante, cedes. Y sigues la opción que él te indica. Créeme, no suele ser la mejor.

Hay muchos más, es cierto. Los que no paran de cantar. Los que comen en el coche y te dejan todo lleno de migas. Los que van espatarrados y te chocas con ellos cada vez que metes quinta. Los que no saben qué hacer con las piernas y te dejan el frontal de la guantera con roces. Los tremendamente asustadizos que se agarran al cinturón como a un salvavidas aunque vayas en primera, los que os van haciendo selfies

Seguro que por tu experiencia has conocido a muchos más tipos de acompañantes exasperantes. ¡Cuéntanoslo! Que nos estamos pensando sacar otra app :DriveSmart para buenos copilotos…

 

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog