Si conduces con viento… ¡Apunta!

No hay comentarios todavía

A la hora de ir al volante toda precaución es poca. Y es que es posible que durante el trayecto nos encontremos inconvenientes a los que debemos sobreponernos por nuestra seguridad. Una de estas situaciones podría ser, por ejemplo, la de conducir con viento. A todos nos ha pillado alguna vez y la verdad que es bastante molesto. Pero siguiendo estos consejos y con precaución, no habrá trayecto que se nos resista:

Hay que estar muy atento a la dirección y fuerza del viento

Esto te ayudará a reaccionar en caso de que sople muy fuerte y desplace el coche. Lo puedes comprobar observando el movimiento de los árboles, ya que como es lógico, el lugar hacia el que se desplacen las ramas nos indicará de un vistazo hacia qué lugar se desplaza el viento y con qué intensidad.

Aminora la velocidad

En situaciones como esta, toca extremar las precauciones, por lo que es importante adaptar la velocidad del coche, ya que será el peso del mismo el que permita un mejor agarre a la carretera. A mayor velocidad, mayor probabilidad de que el empuje del viento desvíe tu coche de su trayectoria, así que… ¡echa el freno!

Mucho cuidado con los túneles

Dentro del mismo, la fuerza del viento te dará una tregua, pero presta atención al entrar y al salir, ya que el cambio puede ser brusco y tu coche puede ser desplazado. Pon los cinco sentidos en la carretera para reaccionar lo mejor posible.

Ojo con los árboles

En episodios de viento severo, es probable que algún árbol caiga en la calzada, sobre todo si viajas por carreteras de montaña o cercanas a algún bosque. Es primordial estar pendiente, para así poder reaccionar y maniobrar adecuadamente con el objetivo de esquivar algún obstáculo si fuera necesario.

Objetos voladores 

Si el viento tiene una fuerza considerable, no es descabellado pensar que puedes encontrarte objetos volando por la calzada. Aunque sean cosas pequeñas, pueden situarse en la luna y restarte visibilidad. Si no se quita con el limpiaparabrisas, lo mejor es parar el coche, y retirarlo. ¡No juegues con tu seguridad!

Máxima precaución a la hora de adelantar

Esta maniobra es un riesgo normalmente. Pero si hay viento, y pretendes adelantar a un vehículo grande, ya sea un camión, un autobús, etc, pueden pasar dos cosas. Que el vehículo te “absorba” hacia él si el viento sopla por el costado derecho. Que te “empuje” al carril derecho si sopla por la izquierda. En los dos casos, deberás estar alerta y coger el volante con fuerza para poder reaccionar a los cambios de trayectoria que pueda causarte esta situación.

Carretera resbaladiza

Aunque no llueva, el viento ha podido transportar arena o incluso hojas de los árboles. Esto puede suponer un peligro al coger las curvas con el coche, así que apúntatelo también para tenerlo en cuenta.

Presta atención a los neumáticos

El mantenimiento del coche también juega un papel importantísimo. Por lo tanto, revisa la presión de las ruedas o cámbialas, es un pequeño gesto que podría salvarte la vida.

Independientemente del viento, nosotros te recomendamos que descargues nuestra app :DriveSmart. Estamos seguros de que mejorarás la conducción y, con ello, potenciarás la precaución al volante.

Descarga y prueba ahora DriveSmart 

botones de descarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar en nuestro blog